Carpintería de PVC y el reciclado de las ventanas de PVC

El recilado de las ventanas de PVC es un material reciclable y ya ampliamente reciclado en todo el mundo. Podemos afirmar que el PVC se recicla gracias a su facilidad de transformación y a su termo plasticidad. Su reciclado es tan antiguo como su propia fabricación, que data de 1931. Existen diversos métodos de reciclaje: el reciclaje mecánico, el reciclaje químico y el reciclaje Físico-químico.

Una vez reciclado tiene una gran variedad de aplicaciones.

El ciclo de vida de este material y los aspectos e impacto medioambientales relacionados con el mismo han sido muy estudiados. Ello ha permitido descubrir que es uno de los materiales que contribuyen de manera determinante al desarrollo sostenible de la sociedad moderna.

El porcentaje del PVC en los vertederos es mínimo., ya que aún el caso que los RSU se depositaran íntegramente en éstos, su participación se limitaría a un 0,85% del total.

Las ventanas de PVC se reciclan en su totalidad al 100%.

Proceso de reciclaje de la carpintería de PVC:

  1. Ventanas de PVC por un mundo más limpioSe recogen los retales de los perfiles del proceso de fabricación de las ventanas y las ventanas viejas. Estas recogidas son realzadas por las mismas empresas extrusoras que sirven los perfiles que son: Deceuninck, Profine Kömmerling/KBE, Rehau y Veka y Schüco. También existen empresas en España certificadas de reciclaje que se encargan de recoger estos recortes. Los rechazos en la línea de fabricación de la extrusión de los perfiles se reciclan en la misma fábrica en el 100% de los casos.
  2. Se transportan hasta la planta de reciclado donde se les da un tratamiento para volver a utilizar el PVC otra vez como materia prima sin merma de la calidad.
  3. Se trituran en molinos todos los materiales que componen una ventana, Vidrios gomas +PVC +hierro.
  4. A continuación se someten el compuesto triturado a una secuencia de imantación y de tamices para proceder a separarlos. Por un lado están los materiales ferrosos, y por otro el PVC con las gomas y vidrio.
  5. Se van clasificando y separando los distintos materiales según su tamaño y se le hace caer por caída libra varias veces para que debido a los distintos pesos específicos de los distintos materiales se agrupen, obteniendo el compuesto del PVC por separado.
  6. A través de un sistema fotoeléctrico se procede a la clasificación del PVC por colores y de esta manera se vuelve a iniciar un nuevo ciclo.

Además el material obtenido puede echarse otra vez a la tolva de las extrusoras de los perfiles de alimentación del producto nuevo a fabricar sin realizar ningún otro proceso previo como calentar, secar, o cristalizar. Existe también una segunda industria que utiliza el PVC obtenido del reciclamiento para un segundo uso industrial como ejemplo tubos, juntas, perfiles de todo tipo, suelas para calzado, mobiliario urbano, pavimentos absorbentes para niños…etc. En España existen actualmente más de 30 planta de reciclaje mecánico fundamentalmente en Cataluña, Madrid, País Vasco y Levante.

RECICLADO DE LAS VENTANAS DE PVC

Pasamos a analizarlo en los 6 puntos básicos en los que se desarrollan cronológicamente el estudio medioambiental de un edificio de nueva construcción:

 

La extracción de sus materias primas y consumo de recursos.

ciclo del reciclaje de las ventanas de pvcTodas las empresas fabricantes de PVC tienen la certificación de Gestión Ambiental la ISO 14.001 de Gestión medioambiental otorgada por AENOR que garantiza el respeto al medioambiente, minimizando el impacto medioambiental. Además, también tienen el certificado EMAS ( Eco-Management and Audit Scheme) de Gestión medioambiental , otorgado por la unión Europea, uno de los certificados más exigentes en cuanto en cuanto protección medioambiental. Este certificado asegura un alto nivel de respecto al medio ambiente y la mejora continua del comportamiento medioambiental de la planta de producción.

Producción y transporte.

La fabricación de la carpintería de PVC está altamente tecnificada y no produce ninguna emisión ni contaminación de ningún tipo. El 100% de los recortes de los perfiles de PVC rechazados en el proceso de fabricación se reciclan.

Periodo de vida útil.

La carpintería de PVC tiene una vida media de 50 años, clasificándose el material como de “periodo de vida largo”. La carpintería de PVC cumple la norma de construcción ISO 14000 medioambiental. Además, existen muchos ejemplos de ventanas de PVC que han sido recuperadas en la demolición de edificios antiguos para ser utilizados de nuevo en otros edificios rehabilitados o de nueva construcción. No cabe duda de que la vida útil de las ventanas de PVC es mucho más larga que la de cualquier otro tipo de ventanas. Y cuando las ventanas de PVC llegan al final de esa vida útil pueden ser fácilmente recicladas para así utilizar ese valioso PVC en la fabricación de nuevas ventanas.

Demolición.

Durante el proceso de demolición de un edificio se procede a lo que se denomina estructuralmente proceso de desconstrucción”, que consiste en la recuperación selectiva y separación de los materiales. Dentro de un proceso de demolición se obtiene un reciclado de los residuos de las carpinterías de PVC existentes en un 100 %.

Recuperación de los residuos.

Los fabricantes de PVC apoyan estas iniciativas con medidas de fomento del reciclaje, como por ejemplo las enmarcadas en el compromiso voluntario de la industria europea del PVC VinylPlus. El sector europeo de la carpintería de PVC es un actor muy importante y uno de los sectores más comprometidos con las metas y objetivos establecidos en el Plan de Sostenibilidad voluntario “Vinyl 2010” y posteriormente con Vinyl PLUS. En el marco de Vinyl PLUS, donde la industria de la carpintería de PVC busca incrementar los volúmenes de residuos post-consumo de perfiles de PVC, con el objetivo de garantizar su desarrollo sostenible Según los datos publicados por el último informe de avances de “Vinyl 2010”, solo en el año 2009, se reciclaron en Europa unas 83.000 toneladas de residuos de perfiles para ventanas de PVC. Si se volvieran a fabricar ventanas con eses toneladas recicladas podríamos cubrir 450 Empire State Building. Al día de hoy, en España, los residuos post-consumo de la carpintería de PVC, representan un volumen muy pequeño debido a que este tipo de ventanas llevan instalándose en nuestro país desde hace solo 30 años, lo cual implica que la inmensa mayoría de estas ventanas aun están en perfecto estado funcionando y aun les quedan muchos años de vida útil.

Ahorrar energía es reducir contaminación.

Una de las prestaciones más relevante de la carpintería de PVC es su extraordinario y altísimo nivel de aislamiento térmico y acústico. Es sabido por todos que un aislamiento adecuado es fundamental para usar racionalmente la energía y reducir la emisión de CO2 a la atmósfera. Un reciente estudio realizado por el Instituto Aleman Denkstatt GmBH, ha demostrado que la energía que consiguen ahorrar las ventanas de PVC a lo largo de su vida útil es entre 7 veces mayor (en términos de energía) y 9 veces mayores (en emisiones de CO2) que la energía que se ha tenido que emplear en su fabricación. Este dato demuestra claramente la eficiencia de dichas ventanas. Como respuesta de los compromisos ambientales adquiridos por España con la firma del Protocolo de Kyoto, nuestro sector opina que estamos obligados a actualizar y mejorar nuestras legislaciones para hacerlas restrictivas en relación con la contaminación medioambiental.

gealan-reciclaje-de-ventanas-de-pvc

 

PLAN DE SOSTENIBILIDAD DE LA INDUSTRIA EUROPEA DEL PVC

 

Después de su primera vida útil los productos de PVC se pueden recuperar a través de los sistemas de recogida selectiva de residuos plásticos, ya sean domésticos o industriales, para reciclarlos y darles una segunda vida útil.

Datos del reciclaje del PVC en Europa

En el año 2001, la industria europea del PVC firmó su primer Compromiso Voluntario en pro de un desarrollo sostenible llamado “Vinyl 2010”, y se marcó Como objetivo reciclar, en el año 2010, 200.000 toneladas de residuos postconsumo no regulados de PVC. Es decir, residuos que no provienen de aplicaciones reguladas y que están ya sometidos a obligaciones de reciclaje como son los envases y embalajes, los vehículos fuera de uso o los aparatos eléctricos y electrónicos.

Este objetivo se alcanzó con creces, ya que en 2010 se reciclaron 260.842 toneladas de residuos post-consumo de PVC.

En 2011, la industria firmó su segundo programa voluntario de sostenibilidad llamado “VinylPlus” y se marcó como objetivo reciclar, en el año 2020, 800.000 toneladas de residuos de PVC. Esta ambiciosa meta fue destaca por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, el 22 de junio de 2012, en su discurso de clausura de la Cumbre Internacional sobre Desarrollo Sostenible Rio+20 (se aporta copia del discurso publicado en la página web de la ONU.

En 2011, se reciclaron 257.084 toneladas de residuos de PVC a través de Recovinyl la iniciativa en pro del reciclaje creada en 2004 y enmarcada en los Compromisos Voluntarios “Vinyl 2010” y “VinylPlus”.

Hoy en día, en Europa, hay más de 150 recicladores acreditados por Recovinyl y cada año son sometidos a auditorías externas que acreditan tanto el origen con el volumen de los residuos reciclados.

En España, la iniciativa Recovinyl también está presente y en el año 2011 se reciclaron más de 22.000 toneladas de residuos de PVC a través de 9 recicladores acreditados y auditados.

 

En definitiva, la industria del PVC a nivel global trabaja y une esfuerzos para hacer del PVC un material clave en los proyectos que pretendan ser realmente sostenibles. Además, los estudios y auditorias demuestran que se trata de un material con uno de los mejores comportamientos energéticos (menor consumo energía y emisiones de CO2). Por esta razón, el PVC es considerado un material fundamental para el cumplimiento del protocolo de Kyoto y la nueva normativa española.

*Esta información ha sido publicada por ASOVEN